Historia

Historia

Hola, me llamo David. ¿Quién no se ha preguntado sobre aquello que siente? Mejor aún… ¿cuándo comenzaron esas preguntas? ¿Tuvieron respuestas?

En mi caso, esas preguntas comenzaron desde muy pequeño, y las primeras emociones con las que traté fueron el dolor y la tristeza. Luego, a medida que mi experiencia de vida continuaba me iba encontrando con más que se sumaban a las anteriores. El preguntarme por las cosas que sentía: ¿está bien sentir esto?, ¿por qué aparecían?, ¿de dónde venían?, ¿cómo podía dejar de sentirlas (las desagradables)? Hizo que me embarcara en un camino hacia el autoconocimiento y crecimiento personal sin saberlo.
A medida que crecía en edad, el caos de emociones aumentaba, sin embargo, gracias a diversas situaciones opté por dar respuestas a esas preguntas (en vez de luchar contra ellas) que nadie podía darme, nadie entendía la forma que tenía de ver las cosas o como las sentía. Cuando tomé más conciencia de ello, comencé a leer libros de crecimiento personal, reflexivos, auto-ayuda (son llamados algunos), sobre emociones, sobre cómo trabaja la mente.

Una cosa estaba clara, la experiencia de ser era la base de todos. Muchos me confirmaban lo que ya había descubierto por mí mismo, enfrentándome a mi yo; otros me hacían entender aquello para lo que no tenía palabras para expresar, otros me dieron luz y otros se quedaron en nada.

A medida que pasaba el tiempo tomé la determinación de conocer más y mejor las emociones: ¿cómo funcionan?, ¿qué las evocan?, ¿cuál es su raíz?, ¿cómo manejarlas? Me formé en esa línea, conociendo y leyendo más acerca del funcionamiento de las emociones y el crecimiento espiritual, acompañado por el trabajo de campo de mi propia experiencia y poniendo esas técnicas y conocimientos en práctica conmigo mismo.

Gracias a ese trabajo, a esa formación, a ese conocimiento y, sobre todo, a esa experiencia soy la persona que hoy en día es. El ver a gente, en el día a día, estar en ese pozo oscuro en el que yo me encontraba y que no encuentran ese descanso, para poder ser ellos de forma libre, me movió a querer ayudar a los demás a salir de ahí, a mostrarles que tienen más opciones entre las que elegir para que sean ellos/as mismos/as y estén bien.