Educación Emocional

Educación Emocional

Una educación emocional conlleva a entender los sentimientos y emociones que se tienen; sentimientos y emociones con los que cada cual interactúa llevando acabo un auto-aprendizaje de cómo gestionarlos, cómo tratarlos, cómo vivirlos, cómo lograr el bienestar a través de y con ellos, desembocando en…

un auto-conocimiento más profundo y un crecimiento personal.
De ahí que, una educación emocional, implique una enseñanza y un aprendizaje sobre cómo responder ante diversas situaciones por medio del entendimiento de las emociones, unificando emoción y razón.

Una educación emocional:
– Ayuda a visionar otras perspectivas que están ahí y que son las responsables de la evocación de una emoción más agradable que la que de entrada tenemos programada, que lleva a un estado desagradable.

– Ayuda al cambio que se quiere pero que no se da en base a miedos, bloqueos, desconocimientos, paralizaciones o desorientación mediante confrontaciones, y manifiesto del impedimento y de las posibles soluciones a adoptar para el cambio.

– Ayuda al aprendizaje de: no hacer juicios, aceptar lo que es, y confiar en lo que se vive.

– Da lugar a la redefinición de la vida, apoyándose en la propia experiencia, dejando la creencia en ideas, dogmas o tendencias establecidas.